Síndrome de Münchhausen: Una forma de maltrato infantil

Por Gabriela Peña

Tiempo de lectura: 5 minutos

Esta historia se remonta al día 14 de Junio de 2015, cuando en una casa de Missouri, Estados Unidos se encontró el cuerpo de una mujer de 48 años. Yacía en el piso, muerta; su nombre era Dee Dee Rose Blanchet. Quienes la conocieron, se referían a ella como una mujer amable, cariñosa y sobre todo entregada al cuidado de su hija enferma, de nombre Gypsy. Así que ¿Quién sería capaz de cometer tan horrendo crimen?

Gypsy Rose nació en el año 1991. De bebé su madre aseguraba que tenía apnea del sueño y a partir de entonces la lista de sus padecimientos médicos comenzaría a crecer cada vez más. A los 8 años se le fue detectada leucemia y distrofia muscular; por lo que ahora debía usar una silla de ruedas y ser alimentada a través de una sonda.

Fotos de stock gratuitas de adentro, artilugio, autónomo

Dee Dee también relataba que su hija sufría convulsiones, asma y tenia deficiencias tanto visuales como auditivas. La amplia gamma de enfermedades hacia que Gypsy fuera sometida a numerosos tratamientos, que iban desde la administración de varios medicamentos hasta cirugías.

Gypsy en apariencia era muy delgada, no tenía cabello y su comportamiento no era el esperado para una niña de su edad.  Todo lo anterior hacía que mucha gente sintiera empatía por su situación.

Fueron víctimas del huracán Katrina, quedándose sin hogar; afortunadamente recibieron ayuda por parte de una fundación, otorgándoles una nueva casa. Dentro de otros beneficios que recibieron se incluían: visitas patrocinadas por organizaciones benéficas a conciertos y Disney World, además de ser parte de programas de caridad.  

Sin embargo, las pruebas médicas eran inconclusas y contradictorias respecto a las enfermedades que Gypsy tenía; los médicos al decirle a la madre, ella se molestaba e insistía en los síntomas de su hija.

Fotos de stock gratuitas de adentro, adulto, alma

Se desconoce el porqué, pero muchos de ellos jamás cuestionaron tal comportamiento y se limitaban a aceptar lo que Dee Dee quería. Salvo por un neurólogo, que llegó a sospechar que Gypsy era víctima del Síndrome de Munchausen, cuando ella ya tenía 14 años. No obstante, solo se quedó en eso, en una sospecha ya que nunca se interpuso una demanda.

Así que durante todo este tiempo Dee Dee le había hecho creer a su hija que estaba enferma; pero a medida que ella iba creciendo también se percataba de que todo era un engaño y debido a que su madre le permitía hacer poco, en una ocasión intento escapar; sin embargo, ella menciona que la encadenó a una cama.

Tiempo después empezó a hacer una vida a través de internet (sin que Dee Dee lo notara). Ahí conoció a un chico, del cual se hizo novia; le contó su situación y le convenció para que matara a su madre para así poder estar juntos.

Fotos de stock gratuitas de adentro, cama, comodidad

Tanto él como ella fueron fácilmente descubiertos, siendo condenados a cadena perpetua y a 10 años de prisión respectivamente. En una entrevista hecha por el Dr. Phil, se le preguntó si estaba contenta de que su madre estuviera muerta y su respuesta fue «Me alegro de haberme salido de esa situación, pero no me alegro de que esté muerta».

En 1951, Richard Asher llamó «Síndrome de Münchhausen» al trastorno en el cual algunas personas fingían o se provocaban enfermedades así mismas, sin importarles que eso implicara someterse a tratamientos dolorosos e innecesarios y en ocasiones peligrosos.

Para 1977, Meadow reportó dos casos en los cuales los hijos eran víctimas del síndrome que padecían sus padres; les inventaban enfermedades o manipulaban su salud para provocarles lo que ellos alegaban que el niño tenía y así eran sometidos a tratamiento médico.

Fotos de stock gratuitas de blanco y negro, cara, emoción

A éste se le nombró “Síndrome de Münchhausen por poderes”. En él se induce la creación de una enfermedad ya sea física o psicológica a un tercero, que generalmente suele ser un hijo/a. Se le considera una forma de maltrato infantil, tiene consecuencias graves y en casos extremos puede llevar a la muerte.

Actualmente el “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría” lo denomina trastorno facticio aplicado a uno mismo y aplicado a otro; respectivamente. 

La característica esencial del trastorno facticio es la simulación de signos y síntomas médicos o psicológicos, en uno mismo o en otros, asociada a un engaño identificado. Los métodos para falsificar la enfermedad pueden ser la exageración, fabricación, simulación y la inducción.1

En el caso de Gypsy, se menciona que su madre tenía cierto entrenamiento en enfermería por lo que en ocasiones le daba medicamentos para simular la enfermedad en cuestión, a veces la dejaba sin comer para aparentar esa silueta enferma y delgada, la razón de su ausencia de cabello era porque su madre se lo cortaba y debido a su deterioro varias piezas dentales le habían sido retiradas.

Fotos de stock gratuitas de blister, cama, enfermedad

Conforme Gypsy crecía, Dee Dee empezó a mentir sobre su edad por lo que alteró las fechas del certificado de nacimiento para que su hija pareciera más joven, para cuándo cometió el crimen ella creía que tenía 16 años, cuando en realidad tenía 23 años.

La duración de este trastorno puede ser de años dada la relación manipuladora se tiene por parte del padre o madre en cuestión con el equipo de salud y la baja sospecha de estos equipos en cuadros abigarrados, manteniéndose sin diagnóstico y tratamiento efectivo.2

La realidad es que es un trastorno muy grave; cuya incidencia, prevalencia y etiología se desconocen; existen múltiples factores que influyen en su desarrollo como: contexto familiar disfuncional (en gran parte de los casos estudiados uno de los cónyuges está física o emocionalmente ausente), inestabilidad económica, aislamiento social; madre o padre de personalidad histérica, con depresión y/o con el antecedente de haber sido ellos víctimas de lo mismo años atrás.

Niña, Mujer, Emociones, Expresiones, Mujeres, Triste

Por otro lado, están los factores dependientes del niño como ser menor de 6 años, pues son más vulnerables, niños prematuros, con bajo peso al nacer, niños no deseados o en aquellos con sexo distinto al esperado.

El diagnóstico al principio es difícil, sin embargo, debe ser oportuno para asegurar la protección y bienestar del niño. Dado que es una situación médico-legal, es necesario también comunicarlo a las instancias correspondientes.

Referencias

  • Asociación Americana de Psiquiatría APA, (2014) Manual Diagnostico y Estadístico de los trastornos mentales DSMV, 5ta edición, editorial Panamericana.
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s